Formación Sempli

Ser pequeño o mediano empresario

Si eres empresario seguramente alguna vez te has preguntado qué es un pequeño o mediano empresario, qué los define o qué tan importante es este segmento de empresas para nuestro país. Es muy común en países como Colombia o en Latinoamérica encontrarse con cientos de empresas familiares y darse cuenta que altos porcentajes de empleo hacen parte de la informalidad… por todas estas dudas quisimos responder la pregunta: ¿Quién es un pequeño y quién es un mediano empresario?

Antes de entrar a definir las características de las empresas se debe decir que legalmente en Colombia estas se definen teniendo como base el número de empleados y el nivel de activos. En Sempli se tienen en cuenta otro tipo de variables como, por ejemplo, el nivel de facturación.

Clasificación de empresas en Colombia:

  • Microempresa – Tienes hasta 368 millones de pesos en activos
  • Pequeña empresa – Tiene entre 369 y 3.689 millones de pesos en activos
  • Mediana empresa – Tiene entre 3.689 y 22.131 millones de pesos en activos

Siguiendo con la clasificación de empresas, Sempli propone cinco temas que van más allá de lo netamente económico y permiten reconocer y diferenciar las pequeñas y las medianas empresas:

  1. Gobierno corporativo: tanto en pequeña como en mediana empresa es raro encontrar estructuras de gobierno corporativo bien establecidas, lo que quiere decir que existe una junta directiva definida a la cual se suman miembros independientes de la sociedad. Generalmente en las pequeñas empresas la Junta Directiva es asumida por los socios de la empresa, mientras que en la grandes se tienen en cuenta diferentes factores que permiten que la conformación de esta sea idónea y vaya más allá de los dueños.
  2. Profesionalización: aunque no es una ley, es más común encontrar en empresas medianas y grandes un mayor nivel de profesionalización tanto en empleados como en administrativos. Cuando hablamos de profesionalización no solo nos referimos a los niveles académicos alcanzados por los empleados, sino también a la existencia de roles y equipos complementarios en cargos directivos que permiten complementar capacidades en diversas funciones de la compañía.
  3. Empresas familiares: en Colombia las pequeñas y medianas empresas son el mayor aporte a la economía, pues representan entre el 80% y el 85% de empresas del país. Además de tener esto claro, hay que entender que en Latinoamérica es muy común ver que las pequeñas empresas son familiares y por ende los cargos directivos son tomados por los mismos miembros de la familia, lo que no es malo, pero hay una alta probabilidad de que los cargos no sean por temas meritocráticos sino por temas de sucesión familiar y esto incide sobre todo en la toma de decisiones financieras.
  4. Ventas: a diferencia de la clasificación de empresas en el país, que mira el nivel de activos para clasificar las empresas, en Sempli se evalúa el nivel de facturación. Teniendo esto en cuenta se clasifican en cuatro grupos:

    • Seed: empresas con al menos 24 meses de operación y facturación anual entre COP 300 y 1.000 millones.
    • Venture: empresas con menos de 36 meses de operación y facturación anual entre COP 1.000 y 2.000 millones.
    • Scale Up: empresas con más de 24 meses de operación y facturación anual entre COP 2.001 y 5.000 millones.
    • Growth: empresas con más de 36 meses de operación y facturación anual entre COP 5.001 y 20.000 millones.

     

  5. Menor uso de recursos para temas administrativos: mientras más pequeña es la empresa, menor es el dinero para usos administrativos, lo que obliga a que se tercericen algunos servicios, por ejemplo la contabilidad de la empresa, lo que hace que sea más difícil hacer una gestión y tener un entendimiento de los estados financieros al día. Esto puede repercutir en que las decisiones administrativas no se tomen de la manera correcta o se hagan de manera tardía.   Algo diferente puede pasar en una empresa mediana que muy seguramente tiene departamento de contabilidad y puede tomar decisiones más rápidamente.