Formación Sempli

15 consejos para asegurar tu préstamo

facturas

Pedir un préstamo puede ser más fácil de lo que te imaginas. La realidad es que existen una serie de puntos en los que te tienes que enfocar para que esta experiencia no se convierta en un problema.

El primero: buscar alternativas de financiación. Sobre todo si eres un pequeño o mediano empresario, soluciones como las que te ofrecemos en Sempli pueden reducir enormemente la cantidad de tiempo y esfuerzo que se te puede ir en conseguir dinero para tu empresa.

Si este es tu primer préstamo, ya te negaron uno o no tienes muy claro por qué te aprobaron el que te aprobaron y necesitas financiación adicional, estos tips te servirán para lograr tu objetivo:

  1. Tener claridad en el uso que le darás a esos recursos. Dejar claro si los necesitas para un proyecto específico, crecer, ampliar tu portafolio, hacer una refinanciación o porque simplemente vas a hacer una compra de inventarios.
  2. Saber cuál va a ser la fuente de pago de ese dinero. Lo ideal es que con la adquisición de este nuevo crédito la utilidad operacional permita pagar el servicio de la deuda.
  3. Que la liquidez a corto plazo de tu empresa sea sana, es decir, que los activos corrientes sean superiores a los pasivos corrientes.
  4. Que la compañía no esté sobreendeudada. Esto implica tener un endeudamiento óptimo para el tamaño de la empresa en el momento que se haga la solicitud de crédito.
  5. No estar dando pérdidas y tener los márgenes operacionales en línea con los márgenes de su industria. Ten en cuenta que si tu empresa está en la industria de construcción o de las comunicaciones, estos márgenes serán distintos.
  6. Estar al día en los trámites con las cámaras de comercio.
  7. Que el equipo directivo de la compañía tenga una experiencia exitosa y relativa a la industria en la que está operando. Además, que tenga capacidad de ejecutar el plan para el cual se están solicitando los recursos
  8. Tener una clara ventaja competitiva de los productos o servicios de la empresa versus los de su competencia.
  9. Contar con prácticas de gobierno corporativo claras dentro de la compañía. Incluso es preferible que esta tenga junta directiva o asesora que permita acompañar al equipo clave en las decisiones estratégicas.
  10. Que tu producto y servicio responda claramente a una necesidad del mercado.
  11. Conocer muy bien a tu mercado objetivo.
  12. Tener algunos (buenos) referidos que puedan hacer una recomendación de tu empresa.
  13. Que la operación de tu negocio no esté afectada por diversas condiciones externas. Por ejemplo, factores políticos, económicos, sociales, tecnológicos, ambientales o legales adversos.
  14. Que el crédito esté mejorando de alguna manera las condiciones de los empleados, los proveedores y/o los clientes.
  15. Tener una historia crediticia impecable, de tal manera que se evidencia que la empresa cumple cabalmente con sus obligaciones financieras, tributarias, laborales y con proveedores.

Entre más pautas de estas tengas tachadas en tu check list, más probable será que te aprueben un crédito. Ahora, ¡anímate a pedirlo!

(Visited 53 times, 1 visits today)