Formación Sempli

Uso empresarial de la tarjeta de crédito

En el mundo de las pymes es normal ver empresarios que utilizan sus tarjetas de crédito personales para cubrir los gastos de su empresa. Esto se da, sobre todo, debido a necesidades que requieren soluciones inmediatas.

Sin embargo, estudios realizados por la red de medios de pago Visa señalan que el 91% de los microempresarios de Colombia consideran importante que haya una separación entre los gastos personales y los de la empresa.  Este dato contrasta con que solo el 5% de la Pymes del país tienen una tarjeta de crédito corporativa.

¿Qué tan sano puede ser usar tarjetas de crédito empresarial?

Una de las primeras advertencias es que es necesario hacer una diferenciación entre los gastos personales y los empresariales, ya que usar una tarjeta de crédito personal para fines empresariales creará errores en los estados financieros y en la contabilidad, lo que significaría quitarle recursos a tu empresa y crear gastos innecesarios.

Teniendo muy presente lo que no debes hacer, puedes empezar a mirar qué es lo que necesita tu empresa para tener flujo de caja o inyectar su capital financiero, para esto realizáremos cinco claridades frente al tema:

1. Una tarjeta de crédito y una línea de crédito no están en polos opuestos, ambas son préstamos que requieren de una pre aprobación y tienen un tiempo límite de pago. Las tarjetas de crédito, como muchos piensan, no son regalos.

2. Cuando usas una tarjeta de crédito puedes tener algunos beneficios:

  • Conveniencia: las tarjetas de crédito empresariales ofrecen facilidades de uso ya que puedes utilizarlas cuando estás en una tienda o quieres hacer una compra inmediata.
  • Facilidad de calificación: si aún no has acumulado crédito, una tarjeta de crédito para pequeñas empresas puede ser una buena alternativa a los prestamistas tradicionales que tienen mayores exigencias. Además, es una buena manera de iniciar tu historial crediticio.
  • Recompensas: al igual que las tarjetas de crédito de consumo, las tarjetas de crédito para pequeñas empresas ofrecen beneficios como millas de descuento y aerolíneas.

3. Pero si bien hay algunos beneficios referidos a la facilidad de uso, también hay unos puntos en contra que debes tener en cuenta:

  • Para nadie es un secreto que las tarjetas de crédito tienen altas tasas de intereses.
  • Solo puedes utilizar el efectivo en compras específicas en lugar de tenerlo disponible en caso de que lleguen necesidades o gastos grandes y pequeños.
  • Normalmente las tarjetas de crédito se usan en momentos de necesidades específicas. Si tu empresa no tiene una estabilidad no es aconsejable su uso, ya que estas generan gastos de mantenimiento e intereses que conllevan un alto riesgo de sobreendeudamiento que puede poner en peligro la existencia de tu empresa.
  • Cada vez que vayas a usar la tarjeta debes hacer un cálculo de cuánto te costará el crédito, si estás en la capacidad de pagar el interés y si dicho crédito te va a rendir ganancias.

4. Generalmente, como lo mencionábamos anteriormente, las tarjetas de crédito compiten contra las líneas de crédito de la banca tradicional, que por sus exigencias a la hora de realizar préstamos y las pocas posibilidades y atención que le han prestado a las pymes, terminan llevando a los empresarios hacia el uso de las tarjetas de crédito. Hoy, las Fintech han puesto en escena nuevos jugadores como Sempli, enfocados en el segmento de las pymes y con tiempos de aprobación de crédito mucho más ágiles.

5. Con estas nuevas posibilidades, como una línea de crédito aprobada en poco tiempo, tu empresa podrá tener fondos que estén disponibles para cuando surjan pequeños y grandes gastos, evitará las altas tasas de interés, las comisiones y pagará las cuotas únicamente sobre los fondos que realmente utilice.

Ahora tú eres el que toma la decisión. 

(Visited 27 times, 1 visits today)