Formación Sempli

Inversión Vs Deuda

Si estás pensando en empezar a buscar dinero para tu empresa y se te han cruzado por la cabeza diferentes opciones, aquí te contamos cuáles te pueden convenir más dependiendo de las necesidades de tu compañía.

En primer lugar se debe tener claro que, tanto la financiación vía deuda como la capitalización del patrimonio a través de nuevos recursos de inversión, son un flujo de recursos que ingresan a la compañía para un uso específico: compra de inventario, compra de maquinaria, capital de trabajo, nómina, expansión… siempre se debería tener un uso claro antes de solicitar o  buscar dinero.

También es importante dejar claras las diferencias que hay entre inversión y financiación: cuando hablamos de financiación los recursos ingresan a la compañía como una deuda, lo que quiere decir que deben ser devueltos en su totalidad junto a un interés que es la retribución que recibe quien está prestando esos recursos a la sociedad.

Una inversión, por su parte, entra directamente al patrimonio de la compañía, lo que significa que alguien empieza a tener más acciones (si ya era un socio de la compañía) y si es un tercero empieza a ser parte de la compañía. En estos casos la empresa no tiene una obligación de retribución diferente a los dividendos que recibiría el accionista por asumir un mayor riesgo. En conclusión, la financiación ingresa al pasivo y la inversión al patrimonio.

¿Qué es más costoso para tu empresa?

Siempre va a ser más costoso que ingrese alguien al patrimonio de la empresa (inversión) que tener una deuda, pero para esto existe una escala de costos en el proceso de financiación de una compañía:

  1. Patrimonio: cuando alguien invierte en tu empresa empieza a ser parte de ella, lo que significa que se va a ver afectado el gobierno corporativo y la toma de decisiones (de ahí que se deba tener muy en cuenta la calidad de los nuevos socios, pues si se eligen bien podrían entrar a aportar en vez de restar)
  2. Financiación a través de entidades bancarias cuyo objetivo es financiar a través de deuda.
  3. Mecanismos de financiación flexible, bancos de segundo piso o instituciones de fomento que prestan los recursos a unas tasas que son significativamente más económicas que las de un banco o una entidad de financiamiento comercial. (En este caso, hay instituciones que manejan temas especializados como tecnología y ciencia y a estos proyectos les prestan con intereses mucho más bajos).
  4. Poder financiarse con los mismos clientes: este es el caso ideal y significa que una empresa no requiere un financiamiento adicional al que tiene por la generación interna de fondos y al que tiene con la venta de servicios y productos. Este objetivo lo obtienen empresas que tienen la mayoría de sus ventas de contado, porque no están vendiendo a crédito y no tienen que esperar a que el cliente les pague.

¿Por qué es más económico un préstamo a una capitalización o inversión en su empresa?

El costo del patrimonio es generalmente más alto al costo de financiación vía deuda. Por ejemplo, cuando un accionista va a poner su dinero en una compañía exige un nivel de rentabilidad mínimo y las entidades de financiación generalmente tienen unos costos más bajos que dicho nivel de rentabilidad.

De igual manera, el inversionista está asumiendo un mayor riesgo porque podría no recibir dividendos futuros. Así, su expectativa de retorno es significativamente superior puesto que asume indirectamente el riesgo de la industria de la empresa, factores macroeconómicos y, especialmente, el riesgo de no tener liquidez inmediata de su inversión. Una de las premisas básicas financieras es que, a mayor riesgo, mayor expectativa de retorno.

¿Por qué no todo el mundo accede al dinero de los bancos en vez de buscar socios?

Resulta que no todas las empresas pueden acceder a créditos de bancos o instituciones de financiamiento comercial porque estos tienen unas exigencias de flujo de caja que soporten el pago de esas obligaciones, ya que una deuda es un pasivo que tu empresa debe devolver. Entonces, si tu negocio no es capaz de demostrar esos flujos de caja para hacer frente a esa responsabilidad financiera del préstamo, la opción es buscar un socio que tenga la capacidad económica y apueste por lo que está desarrollando la empresa, pues si bien un nuevo socio resulta más costoso, la empresa no tiene la obligación de devolver el dinero.

Los pros que tiene una capitalización es que entran recursos a la empresa y con estos hay una capacidad de acción más ágil y efectiva frente a los cambios del mercado. Además, si la selección de los socios es la adecuada, estos pueden entrar a aportar nuevas estrategias para la compañía sin afectar la estructura financiera (que se basa en lo que aportan los socios y lo que aportan terceros).