Fintech Tendencias

Fintech en Latinoamérica: un panorama positivo

Prometedor y activo: así califica Catalina Gutiérrez —gerente de operaciones de NXTP Labs, aceleradora argentina— al sector de las fintech en Latinoamérica y Colombia, teniendo en cuenta la experiencia y los resultados obtenidos de su Programa de Aceleración Regional Fintech en 2016.

Catalina Gutiérrez (NXTP Labs)

El año pasado, este programa mapeó en Colombia, México, Argentina y Chile a más de 130 startups, aceleró a 50 de estas (9 colombianas) e involucró a más de 25 instituciones del sector bancario y financiero. Con este ejercicio, que se repetirá este año, buscan entre otras cosas identificar modelos de negocios escalables basados en FinTech y dar herramientas y apoyo a los emprendedores para incrementar sus posibilidades de éxito.

Desde su creación en 2011, NXTP Labs ha tenido un acercamiento significativo a la tecnología y los negocios digitales, y recientemente se ha enfocado en las Fintech. Por eso, hablamos con Gutiérrez sobre la perspectiva que tienen frente a cómo está y cómo evolucionará este sector en Latinoamérica y Colombia.

¿Qué aprendizajes dejó el Programa de Aceleración Regional 2016?

(…) Comprobamos que las fintech están atrayendo tanta atención y posicionándose como una industria prometedora por sus modelos de negocio, por la manera en la que crean, entregan y capturan valor que plantea cambios radicales respecto a la manera como tradicionalmente se venía accediendo.

Vimos que “coopetir”, es decir, solo colaborar en aspectos puntuales; es la oportunidad que más se materializa hoy entre fintechs y bancos al explorar cómo trabajar de manera conjunta, para sacar verdadero provecho de la tecnología en el sector bancario y financiero se hace necesario que colaboren, que haya una integración porque sus soluciones son complementarias y banca + fintech permitiría una gestión íntegra del cliente y una experiencia única, realmente omnichannel.

Notamos que el verdadero reto está en la integración, y por eso NXTP Labs se ha propuesto ser el aliado que genera valor en pro de cerrar esa brecha entre fintechs y bancos e instituciones tradicionales.

Según estos, ¿Cómo es el panorama actual de las Fintech en Latinoamérica? ¿Y en Colombia?

En dos palabras: Prometedor y activo. Prometedor porque si bien el sector bancario y financiero es una industria altamente técnica, altamente regulada y dominada por jugadores gigantes, es un momento muy atractivo para los emprendedores que se interesan en desarrollar tecnología financiera debido a que confluyen factores como: descontento con los servicios financieros tradicionales, nuevos patrones de compra y consumo de la generación de millennials y la baja bancarización, que se configura a la vez como una oportunidad y un reto.  Activo porque se han mapeado más de 700 fintechs en la región, siendo Brasil y México los ecosistemas con más iniciativas. La mayoría de estas iniciativas fueron fundadas en los últimos dos años y tienen propuesta de valor para llegar a la población excluida de servicios financieros tradicionales o a población subatendida; si tantos estamos viendo oportunidades en ésta vertical es porque la oportunidad es real y debemos aprovecharla.

Colombia está haciendo parte de esta revolución y asumiendo retos similares a otros países de la región, pero tiene como ventaja, respecto a otros países que lo está haciendo de manera más articulada, aunando intereses y esfuerzos a través de iniciativas como Colombia Fintech, la asociación de empresas Fintech.

Uno de los logros del año pasado fue la creación de la Asociación Colombia Fintech ¿Cómo surge y cuál es su importancia?

La idea de crear la Asociación Colombia Fintech surgió en septiembre pasado, en el marco del Programa Regional de Aceleración Fintech 2016 de NXTP Labs, capítulo Colombia, espacio donde fue posible identificar que las empresas fintech tenían pasiones, intereses y retos muy similares que podían desarrollarse de mejor manera si se trabajaba de manera asociativa/conjunta. Fue ahí donde NXTP Labs decidió apoyar a estas empresas en la creación de la Asociación, contactándolas inicialmente con Jorge Ortiz de Fintech México y con Ari Dukes, quien lideraba una iniciativa similar en Chile, para que nos compartieran sus lecciones aprendidas.

Las lecciones aprendidas de otras Asociaciones permitieron evidenciar que era necesario sumar como miembros gestores de la iniciativa a empresas fintech colombianas con gran tracción, y cuyos founders fueran experimentados empresarios de la industria, por lo que luego se sumó a PayU, Sempli, Lineru, Rapicredit, Mesfix, Busqo, entre otras.

La importancia de la creación de la Asociación radica en que la misma representa los intereses de un grupo representativo, se espera que al haber intereses más colectivos se fluya mejor con los cambios que se proponen para modernizar una industria tradicional altamente técnica, altamente regulada y muy fragmentada.